Crónica del concierto de Pedro Guerra del Viernes 27 de Julio en el Teatro Municipal de La Paz, Bolivia (Las imágenes de este post son de autoría de Andrés Claros Roncal, cuyo sitio web es http://www.flickr.com/photos/andresclaros/ )

Una guitarra. Una silla. Sobre ésta, un juglar de cabellos cenizados, chompa con cuello de tortuga, jeans y zapatillas rojiblancas.
Sencillo él.
Sencillo el escenario. Sencilla iluminación. La tarea, entonces, de armar esta crónica es recorrer el camino entre lo sencillo a lo apoteósico, que es como terminó un espectáculo precioso de dos horas, que encandiló al público paceño, que en momentos parece soso, pero luego estalla cuando le saben llegar. Como Pedro Guerra lo hizo.
Fue viernes sobre las viejas taquillas del Teatro Municipal. Viernes 27 de Julio. Las entradas para el concierto se agotaron desde el Lunes 23, merced a un raro procedimiento de reservas, vía teléfono; a sabiendas de que más de uno habrá asegurado filas enteras, dejando nada para los incautos que esperan llegar a boletería faltando horas para el inicio del show.
A las 20:10 se abrieron las puertas. A las 20:25, Pedro Guerra aparecía en escena. Soprendido por el lleno total y agradeciendo por la presencia, comenzó su travesía, la nuestra.
Tres canciones del nuevo álbum, todas con amenas introducciones. Algunas canciones no grabadas. Y los clásicos de un artista que lleva treinta años cantando y escribiendo.  Sonó casi todo lo que tenía que sonar (pienso en Otra forma de sentir, por decir algo, como gran ausente). Rápido tiró a matar: Los inconfundibles acordes de Daniela sonaban para el suspiro-emoción-delirio del Municipal. Cuando termina una pieza, estira el brazo derecho y sonríe levemente. A cada comentario ingenioso,  el público le aplaude, y el Canario baja la cabeza, afina la guitarra o simula tocarla (¿Cómo es que con una simple guitarra, se puede armar todo un templo? ).

Dos veces simuló irse a camarinos. Pero volvió. Y en la medida que volvía, el público estallaba más y más, en gritos, en coros, en peticiones. Lo que fue un inicio algo tibio, terminó en una ovación, de pie, ruidosa, apoteósica.

Dicen que fue  veintiocho canciones. No lo sé. Me cuesta hasta recordar el orden en que desfilaron éstas. Lo que sí sé  es que sonaron casi desnudas. Íntimas.

Sabina decía que la gira el Penúltimo Tren, del disco Vinagre y Rosas, sería el último en grandes escenarios, a los que habría de cambiarlos por espacios reducidos, donde se oiga la voz de la gente: Intimidad a cambio de Show. Y eso es lo que tuvo el concierto de Pedro Guerra, intimidad. Esa intimidad por donde la poesía (no versos, no rimas, no palabras) se propaga no más rápida sino más profundamente, echa raíces.  De ahí la explicación de cómo el concierto se convirtió de lo sencillo a lo apoteósico. Aunque habrá que decir que jamás renunció a su sencillez. De hecho partió de ella, y desde ella creció hasta tocar su techo, y acabó siendo un delirio.
El Municipio le hizo huésped ilustre de la Ciudad de La Paz. Día antes el Ministerio de Culturas le obsequió una copia manuscrita del Diario del Ché. Lo hizo saber al público y, entonces, como él indicó, fuera de programa, entonó Un muchacho de mi edad, esta vez de pie. Fue la última canción. Se fue a camerinos notoriamente emocionado, cuando no soprendido.

¿Podemos hablar de puntos débiles? Por momentos el sonido parecía que fallaba. Y algo que es muy desagradable es que a algun fulano se le ocurra pedir El Marido de la Peluquera durante la primera hora del concierto. Para la anécdota, si es que eso alcanza. Nada más.

Todo lo demás, mañana, algún día, será nostalgia, que es en lo que se convierte la vida, que, sin canciones, sin versos, sin música, sin poesía, era sólo  existencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s