Mi País

Este país tan solo en su agonía,
tan desnudo en su altura,
tan sufrido en su sueño,
doliendole el pasado en cada herida.
Su nostalgia se pierde
más allá de la piedra;
su metal designado estuvo ya en la sangre,
ardiendo en el destino de su nombre.
¿De dónde el río osuro
que hace a su rostro duro como el aire,
hondo como el silencio de las rocas… ?
Este país sin nadie que acompañe
su tristeza,
sin mano que detenga
el viento de odio
que corre por sus calles.
En sus mejillas
hay lágrimas que bajan solitarias
imágenes que horadan sus pupilas,
despavorido asombro de la historia.
Su corazón oculto
se ha gastado en la muerte,
sólo queda un hueco,
una negra caverna de gusanos.
Este país tan mío
tan descendido al fondo de la pena,
se la reparten todos
sin piedad por sus gritos
con los oidos secos a su llanto.
Que cristal destrozado de su cielo
que densa la ceniza de su cuerpo
crucificado por la saña.
Este es mi país
nacido para el tiempo y la esperanza
Hoy le queda tan solo
su huérfana ternura,
su mestiza humildad,
su sangre desgarrada y dolorida.
Gonzalo Vásquez Méndez
Nació en La Paz en 1927 y murió en Alexandria, Virgínia (USA), en el año 2000. Perteneció a la segunda generación de Gesta Barbara, a la Unión Nacional de poetas y escritores de Bolívia, al Pen Club Internacional,y a Ia Unión Boliviana de Escritores. Prémio Municipal de Poesia (Cochabamba 1965), con su poemario Del sueño y la vigília. Fue codirector de la “Sección literária” de Prensa Libre (1967)